informer

Informer, el cotilleo 2.0

En las últimas semanas los centros educativos se han llenado de tablones de anuncios virtuales llamados informer donde usuarios anónimos opinan sobre sus compañeros, se declaran a esa persona especial, y en gran parte de los casos, airean trapos sucios y propagan mofas a diestro y siniestro.

Estos espacios de “cotilleo” se hospedan en redes sociales tales como Facebook, por lo que el control de las publicaciones tan sólo pasa “el embudo moral” de los valores del propio creador de la página.

Lo que en un inicio se creó como página o grupo de estudiantes universitarios para poder expresar aquello que les gustaba o disgustaba, se ha derivado en una verdadera plaga de rumores, descalificaciones, y alguna felicitación cumpleañera que logra suavizar el tono general de este “sálvese quien pueda”.

La alarma social sobre este nuevo medio de expresión ha llegado de manos de padres, profesorado y directores de varios centros educativos en los que alumnos menores de edad se han sumado a esta nueva moda de “tirar la piedra y esconder la mano”

Pero, ¿qué tiene internet que nos convierte en seres “osados”?

El ser humano es un ser social por naturaleza. Nuestro proceso evolutivo nos ha provisto de la capacidad comunicativa, facilitándonos la interacción con el resto de miembros de nuestra especie. A lo largo de los años hemos ido perfeccionando dicha capacidad y añadiendo normas y convenciones sociales para regular las formas de relacionarnos con el resto de personas.

En la actualidad internet ha creado un nuevo espacio de comunicación y socialización, donde el usuario puede opinar o interactuar bajo el paraguas protector del “anonimato”.

El simple hecho de no poder ser identificado hace que la persona tienda a estar menos inhibida por las restricciones sociales y morales, y en consecuencia, personas sumamente “correctas y educadas” pierdan los papeles en foros y/o chats seguros de no ser descubiertos.

Todo esto me plantea la siguientes reflexión ¿realmente estamos seguros de cuáles son nuestros valores? ¿los hemos aceptados e interiorizado o sólo nos sirven cuando estamos en el escaparate público?

Sea cuál sea la respuesta, lo cierto es que conceptos como tolerancia, empatía y respeto deberían formar parte de las acciones e interacciones de nuestra vida diaria, tanto sean públicas como anónimas.

Y tu, ¿qué opinas?
tiposdecoaching

Tipos de Coaching y sucedáneos varios

Hace unos días leí un artículo que Francesc Beltri Gebrat publicaba en YOTOKOBU, titulado “Coachingdemia” en el que el veterano colega reflexiona sobre el uso y abuso, o mejor dicho, sobre el abuso del uso de la palabra “coaching”.

Y es que el esnobismo y el oportunismo han forzado a la palabra coaching a emparejarse con las más variopintas actividades sin asomo de pudor y con el único fin de aplicar un falso barniz de novedad a profesiones de toda la vida.

He llegado a leer en un perfil de twitter cómo una mujer (cuyo nombre he hecho lo posible por olvidar) ofrece sesiones de “coaching con flores de Bach y esencias florales”. Sentí vergüenza ajena. Acepto que el coaching es versátil y aplicable a infinidad de aspectos de la vida, pero ¿de verdad no hay pudor suficiente como para no traspasar los límites de lo razonable?

Concluye el amigo Francesc (más tolerante y sabio que yo), su audaz disertación de esta manera:

“Las palabras no son patrimonio de nadie y, si bien en algún momento podríamos hablar de desvirtualización entendida como pérdida de las esencias o valores, no olvidemos que los vocablos son ante todo un regalo para la comunicación, aunque sean en inglés”.

La razón se impone y no puedo negar lo que esta sentencia hace evidente, pero me acojo a mi derecho a pataleta, y es que más de una vez he tenido que recurrir a algún colega para preguntar cosas del tipo “¿tú sabes qué diablos es esto del coaching menopáusico?

Pero siempre, por fortuna, hay quien se molesta en hacer la vida un poco más sencilla a los demás; y éste es el caso de otra colega, Soraya Bayo que en su libro “Soy coach ¿y ahora qué?” propone una clasificación de diferentes tipos de coaching, que esta vez sí me parecen coherentes.

Os detallo en este post, sólo la lista (no quiero extenderme demasiado) y ya iremos entrando a hablar de cada una de ellas en futuros artículos.

Coaching Ejecutivo
Coaching Empresarial
Coaching Organizacional
Coaching de Salud
Coaching Positivo
Coaching Comercial
Shadow Coaching o Coaching de Sombra
Coaching Sistémico
Coaching Emocional
Coaching para Adolescentes
Coaching Familiar
Coaching para Padres
Coaching de Marca
Coaching Gay
Coaching Espiritual
Coaching Ontológico
Coaching Zen
CoachingTransformacional
Coaching para Emprendedores
Coaching de Equipos
Coaching Deportivo
Coaching Político
Coaching Financiero
Coaching para Educadores (maestros, profesores, etc.)

Lo dicho: fuera de esta lista, a todo lo que se le ponga la palabra coaching al lado, pienso mirarlo con recelo.

Bulling

Cinco síntomas del acoso escolar

El pasado viernes pudimos asistir a la sesión clínica sobre maltrato entre iguales que ofreció el Instituto Superior de Estudios Psicológicos. De la mano de Andrés González Bellido, profundizamos sobre el acoso escolar, y descubrimos el Programa Preventivo TEI (Tutoría entre Iguales), que actualmente está llevando a cabo el IES Front Marítim en Barcelona.

El programa aboga por la figura del tutor (alumno de 3ª de ESO) cuya función es acompañar, ayudar y servir de apoyo del tutorizado (alumno de 1º de ESO). Esta intervención preventiva del bullyng, parte de una inicial formación sobre este tipo de maltrato, promoviendo en los alumnos valores de responsabilidad, solidaridad y empatía, entre otros.

Leer más