tiposdecoaching

Tipos de Coaching y sucedáneos varios

Hace unos días leí un artículo que Francesc Beltri Gebrat publicaba en YOTOKOBU, titulado “Coachingdemia” en el que el veterano colega reflexiona sobre el uso y abuso, o mejor dicho, sobre el abuso del uso de la palabra “coaching”.

Y es que el esnobismo y el oportunismo han forzado a la palabra coaching a emparejarse con las más variopintas actividades sin asomo de pudor y con el único fin de aplicar un falso barniz de novedad a profesiones de toda la vida.

He llegado a leer en un perfil de twitter cómo una mujer (cuyo nombre he hecho lo posible por olvidar) ofrece sesiones de “coaching con flores de Bach y esencias florales”. Sentí vergüenza ajena. Acepto que el coaching es versátil y aplicable a infinidad de aspectos de la vida, pero ¿de verdad no hay pudor suficiente como para no traspasar los límites de lo razonable?

Concluye el amigo Francesc (más tolerante y sabio que yo), su audaz disertación de esta manera:

“Las palabras no son patrimonio de nadie y, si bien en algún momento podríamos hablar de desvirtualización entendida como pérdida de las esencias o valores, no olvidemos que los vocablos son ante todo un regalo para la comunicación, aunque sean en inglés”.

La razón se impone y no puedo negar lo que esta sentencia hace evidente, pero me acojo a mi derecho a pataleta, y es que más de una vez he tenido que recurrir a algún colega para preguntar cosas del tipo “¿tú sabes qué diablos es esto del coaching menopáusico?

Pero siempre, por fortuna, hay quien se molesta en hacer la vida un poco más sencilla a los demás; y éste es el caso de otra colega, Soraya Bayo que en su libro “Soy coach ¿y ahora qué?” propone una clasificación de diferentes tipos de coaching, que esta vez sí me parecen coherentes.

Os detallo en este post, sólo la lista (no quiero extenderme demasiado) y ya iremos entrando a hablar de cada una de ellas en futuros artículos.

Coaching Ejecutivo
Coaching Empresarial
Coaching Organizacional
Coaching de Salud
Coaching Positivo
Coaching Comercial
Shadow Coaching o Coaching de Sombra
Coaching Sistémico
Coaching Emocional
Coaching para Adolescentes
Coaching Familiar
Coaching para Padres
Coaching de Marca
Coaching Gay
Coaching Espiritual
Coaching Ontológico
Coaching Zen
CoachingTransformacional
Coaching para Emprendedores
Coaching de Equipos
Coaching Deportivo
Coaching Político
Coaching Financiero
Coaching para Educadores (maestros, profesores, etc.)

Lo dicho: fuera de esta lista, a todo lo que se le ponga la palabra coaching al lado, pienso mirarlo con recelo.

4 comentarios
  1. Marcos Paricio
    Marcos Paricio says:

    Hola Julio,

    Muchas felicidades por el artículo, estoy contigo en que se utiliza la palabra coaching en bano y para casi cualquier cosa, hace 4 años cuando me certifiqué tenía que explicar a la mayoría de las personas que era realmente el coaching, ya que no lo conocían suficientemente, hoy es dificil encontrar a una persona que no tenga una idea equivocada de para qué sirve realmente o como funciona un proceso de coaching.

    Me ha agradado mucho leer tu artículo, te mando un cordial saludo y te felicito de nuevo

    Marcos Paricio

    Coach en Experiencia Coaching

    Responder
    • Julio Rosales
      Julio Rosales says:

      Muchas gracias a ti, Marcos

      Me sucede como a ti a la hora de explicar lo que es coaching (a veces pienso que es lo más difícil de la profesión).

      Hace un rato estaba pensando que quizá el artículo me ha quedad un poco duro, pero al mismo tiempo yo mismo me contestaba que mantenerse siempre dentro de lo que es “políticamente correcto” es un modo de hipocresía. Esto no deja de mi opinión, no una verdad absoluta, pero da gustito que te comprendan ;-)

      Muchas gracias de nuevo Marcos

      Responder
  2. Raúl González García
    Raúl González García says:

    Hola Julio!

    Comparto tu visión en parte, y en parte no. Creo que en una época en la que todo se mezcla, se combina y se innova continuamente para adaptarse a los continuos cambios, seria una paradoja que el coaching, que tanto predica sobre salir de la zona de confort, se estancase en su versión más tradicional y se enrocase en una visión, unas técnicas y unas habilidades que en muchos casos tienen ya más de dos décadas. A la vez, me preocupa tanto como a ti que dentro del saco del coaching pueda entrar cualquier cosa, así sin más, provocando más confusión y falta de calidad en servicios que se auto-asocian al coching. Esto puede dañar seriamente la confianza en el coaching, una metodología cuya efectividad avalan cientos de investigaciones académicas que se realizan anualmente sobre el tema en universidades de todo el mundo.

    También hay que tener en cuenta que en algunos idiomas las palabra coaching se usa en un sentido muy genérico. En esos países suele distingue entre “coaching” en un sentido general (ahí entra cualquier tipo de consultoría, consejero, asesor… incluso los que utilizan un estilo muy tradicional), y una forma específica de coaching, que conlleva unas habilidades, metrodo, técnicas y valores muy concretos, y que es a lo que nos estamos refiriendo tú y yo. Pero en ambos casos se utiliza el mismo término. Y eso va a pasar también en español nos guste o no. Habrá gente que le acabe llamando coaching a cualquier tipo de asesoría, por tradicional, peculiar o incluso disparatada que sea, y otros que tendremos que especificar a qué nos estamos refiriendo cuando usamos la palabra coaching, para dejar claro la metodología que usamos.

    Respecto al coaching que nos referimos tú y yo, pienso que no se trata solo de que el coaching sea versátil y se pueda aplicar a casi cualquier ámbito, sino que creo además que el coaching mismo debe evolucionar y experimentar nuevos caminos. Lo importante es dejar claro qué es y qué no es coaching, y realizar estos cambios y experimentos de manera seria y profesional. El reto es encontrar el equilibrio entre evolución e innovación por un lado, y calidad y profesionalidad por otro. Si te interesa más sobre esta visión del coaching, precisamente ayer escribí un post y anuncié un debate en Twitter sobre un tema similar, por si te apetece participar:http://coachingcritico.com/2013/01/23/la-vida-secreta-de-los-coachs/

    Responder
    • Julio Rosales
      Julio Rosales says:

      Hola Raul

      Totalmente de acuerdo contigo. A veces pienso que gran parte del “problema” es, efectivamente, semántico. Muchas veces me he preguntado ¿cómo es que siendo los Españoles tan ingeniosos, no nos hemos inventado una palabra para el coaching en nuestra lengua?

      Por otro lado cuando escribía el post estaba pensando en algunos casos muy concretos de oportunismo puro y duro que todos conocemos. Quizá no he llegado a explicarme todo lo bien que hubiera sido deseable pero en lineas generales creo que pensamos lo mismo.

      Suscribo aquello de que la versatilidad es una de las mayores virtudes del coaching.

      Un abrazo Raúl, gracias y ahora mismo me pongo a leerte.

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 8 = cuarenta ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>